FireStats error processing pending hits:

Archivo

Archivos de noviembre, 2009

Entrada 10: La caida de Santa Rosa de Quives

Finalmente, no hemos podido resistir en Santa Rosa de Quives ni un solo día. Al llegar por la mañana a Santa Rosa, pedí ayuda al guardia civil que estaba a cargo de la ciudad para poder comunicarme tranquilamente con el ejército. Este nos llevó a la parte de atrás del pueblo, cerca al pozo de los deseos, para poder conversar tranquilamente. Allí le explique la situación: los zombies venían en camino y Canta y Obrajillo habían caído, y los zombies atraídos por el ruido, llegarían pronto. Hablé con el responsable del ejército en el cono norte (de Lima) y les dijo que era urgente la evacuación de Quives y aledaños. A regañadientes, me permitió evacuar a Comas a todos los que pudiera antes de llegaran los primero zombies. En cuanto viésemos a 1, tendríamos que detener la evacuación. Cuando íbamos a preparar la evacuación llegó el primer problema: llegaba gente de Lachaqui huyendo de los zombies. Entre los que huían había heridos y todo, por lo que al final empezamos a tener zombies dentro de la ciudad. La situación se había descontrolado totalmente.

Sólo un camión con 20 personas pudo salir a tiempo. De los que nos habíamos quedado, solo 8 logramos salir. El Tico que iba detrás nuestro, volcó por los zombies y de sus 2 ocupantes no se nada. Del resto de las más de mil personas de la ciudad, no tengo ni idea. Algunos se encerraron en la Iglesia de Santa Rosa de Lima, y el resto no lo se. Sólo habían gritos, pánico y los soldados y policias disparando a cualquiera que corriese, ya sea persona sana, infectado o zombie.

La llegada a Carabayllo fue terrible. Aunque no me lo habían comentado, allí se preparaba la resistencia contra los zombies que venían por el río Chillón. Aprovechaban la parte más angosta del río para intentar detenerlos. Lo primero que hicieron fue desnudarnos a todos, para comprobar que no teníamos ninguna herida en el cuerpo, luego de lo cual nos dejaron marchar. Había allí un sargento que me obligó a revivir todo lo ocurrido.

Estaba asustado, desorientado y no sabía que hacer. Les pregunté a los 4 soldados que aún quedaban conmigo de la visita a Canta si querían quedarse allí para defender Lima. Me dijeron que tenían orden de protegerme y que irían conmigo a donde fuese.  Sin saber que hacer, con mi radio y mis 4 protectores, fui al único sitio donde me sentido seguro toda la vida: a la casa de mis padres.

Digg This
Reddit This
Stumble Now!
Buzz This
Vote on DZone
Share on Facebook
Bookmark this on Delicious
Kick It on DotNetKicks.com
Shout it
Share on LinkedIn
Bookmark this on Technorati
Post on Twitter
Google Buzz (aka. Google Reader)

Apocalipsis, historia de zombies

FireStats icon Con la potencia de FireStats