Entrada 8: De vuelta en Lima

Me he pasado 5 días en la isla San Lorenzo, preparando el centro de comunicaciones centralizado de Perú. En teoría he podido diseñar un centro de comunicaciones autoabastecido energéticamente, gracias a unos paneles solares y acumuladores, que aparecieron al día siguiente de que los pedí (no tengo  ni idea de como los han conseguido, pero me los han traido). Esta ubicado en la zona norte de la isla, en lo alto de unos de los cerros, y aunque cayese la isla, debería poder resistir de forma autónoma, mientras algo no se joda. Además de comunicación por radio, he aprovechado y he dejado montado un DNS para mantener las comunicaciones vía Internet, tal como se había definido inicialmente Arpanet, el proyecto militar que dió origen a la Web. Por lo que he podido comprobar, alguno de esos viejos servidores aún funcionan en EEUU, por lo que aún hay unas pocas webs que funcionan. Y no he podido evitar dejarme un sitio donde seguir poniendo mi bitácora, por si alguien en el mundo aún puede leerme.

Han aprovechado esos 5 días para darme una instrucción militar básica para matar el rato. Aunque yo de pequeño había aprendido a disparar con mi tío, nunca me había preocupado de aprender a ponerle el seguro ni cambiar el cargador de un arma. Además voy ahora con uniforme militar, que es mas resistente que mi viejo jean (ya roto). Pero no me han dado un uniforme del ejercito, sino un uniforme azul de la FAP, porque según me han comentado, en mi libreta militar yo figuro en la Fuerza Aérea y no en el ejercito.. el mundo se cae y aquí se fijan en los detalles del papeleo!!! Igual las 3 estrellas de mi casaca significa algo, pero no se, ni he preguntado. Ya me tocará averiguarlo luego.

Apenas he llegado a la base naval del Callao, he pedido permiso para ir a ver a mis padres. Me han comentado en la base que tienen algunos problemas de comunicación con Canta, y que quieren que vaya para allá, pero como son las 6am, me dejan ir a buscar a mis padres.

Digo buscar, porque empiezan a delimitarse las zonas seguras en Lima, y no tienen ni idea donde pueden estar. Las redes de telefonia celular ya no funcionan (el ejercito se las ha cogido), pero de momento aún tenemos agua y luz en algunos lugares. Como me envían de “misión oficial”, tengo la suerte de poder contar con una camioneta. Además va con nostros otro vehículo militar con 1 médico y 5 soldados.

Lo primero que he sentido al llegar a Lima ha sido asco. Había un olorcillo de que poco a poco se empezaban a podrir cosas. Cuando lo he comentado, me han dicho que ese olor proviene de las zonas del Callao que se han quedado sin luz y se ha malogrado la comida. Aunque en algunos puntos están quemando la basura (los recoge-basura ya no trabajan), pero cuando viene el viento de la ciudad, se siente ese desagradable olor.

Es un gusto ir por la Av. La Marina y por la Javier Prado sin combis. Como se ha prohibido que la gente se mueva de sus casas (salvo para ir a las zonas seguras), hemos ido a 140Km/hora. ¡Una gozada! Al llegar a casa, y por más que he aporreado la puerta nadie me ha abierto. Pero gracias a Dios el punto seguro estaba a la espalda, en el parque que está entre la Rosa Toro y Javier Prado. Así que hemos ido y he logrado encontrar a mis padres. Como la cosa esta tranquila, y aún hay luz y agua, les he dicho que mejor vayamos a casa para tomar algo y que me puedan comentar como van las cosas durante mi ausencia.

Me han dicho mis padres, que justo ese día habían estado avisando a la gente para que se reúna en el punto seguro. En principio, le toca allí a la gente que esta desde la Javier Prado a la Av. El Aire. Los que están cruzando la Javier Prado, parece que se los llevan al Pentagonito. Me han comentado que ya nadie puede ir en carro a ningún sitio, los mercados y supermercados han cerrado y que la gente ya sólo tiene la radio para oír noticias. En la tele solo canal 4 y canal 5 pasan películas todo el día, así que ya nadie mira la tele. Están muy preocupados por mi hermano, la última vez que hablaron estaba en Mala, y de mi hermana no tienen noticias. Están con una carita de miedo, que la verdad a mi se me ha partido el alma.

En el punto seguro, el hacinamiento es tremendo y no hay baños suficientes ni medidas higiénicas mínimas para la cantidad de gente que hay. Así que me he ido a hablar con el oficial a cargo del punto seguro para pedirles que mis padres se queden en casa, trancando todo obviamente, y abrirles una puerta que da a la zona segura. Después de decirme que estoy loco y escuchar tranquilamente como me puteaba, le he recordado de lo incomodo de no tener baños ni habitaciones confortables, y le he recordado que todos los materiales que necesitamos están en el Ace Home Center del Jockey Plaza. Me ha mirado con mala cara, pero finalmente me ha dejado ir a por los materiales que hemos transportado en el camión (Y por la posibilidad de cogerse él la casa de Gigio que está vacía (Gigio es un vecino mio que vivia a 2 casas de la mía), pero son 3 pisos con habitaciones, baños, etc.. Por suerte, con mis padres estaba el carpintero que lleva toda la vida con ellos. Le habían llamado para que les arreglara la bomba del pozo de agua (lo que había echo), y ya no puede volver a su casa,  así que ya tenemos mano de obra! Me he ido con él y otros 2 soldados, y hemos cargo todo lo que hemos podido: puertas, cemento, y rejas y cosas varias. He dejado todo en en casa de mis padres y los dejo en casa, bien encerrados y con la tranquilidad de que, cuando se vaya la luz, tendrán al menos 2 días más de agua consumiendo normalmente. Les he pedido por favor prudencia, porque en estos casos, la gente suele volverse violenta. El beso de mi madre al despedirse, ha sido único. He tenido que comerme el moco, como dicen en Lima, para que no vean que se me caían las lágrimas. Pero eran ya las 2 pm y teníamos que ir a Canta así que me he dedicado a llorar en la camioneta mientras íbamos rumbo Carabayllo.

Digg This
Reddit This
Stumble Now!
Buzz This
Vote on DZone
Share on Facebook
Bookmark this on Delicious
Kick It on DotNetKicks.com
Shout it
Share on LinkedIn
Bookmark this on Technorati
Post on Twitter
Google Buzz (aka. Google Reader)

Apocalipsis, historia de zombies

  1. Comentar yet.
  1. Sin trackbacks aún.
FireStats icon Con la potencia de FireStats