FireStats error : Error en la base de datos: The MySQL server is running with the --read-only option so it cannot execute this statement

MySQL Version: 5.0.96-log
SQL Query:
INSERT DELAYED INTO `wp_firestats_pending_data` ( `timestamp`, `site_id` , `url` , `referrer` , `useragent` , `ip`, `type` ) VALUES ( NOW(), '1', 'http://www.rafaelgo.info/apocalipsis/2009/12/entrada-12-huyendo-hacia-el-hospital-rebagliatti/', '', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', '54.162.241.40', NULL )

Entrada 12: Huyendo hacia el Hospital Rebagliatti

Al llegar al Pentagonito, estuvimos en la zona de cuarentena que habían creado. Los que estabamos en cuarentena, teníamos la opción de salir a ayudar a otras zonas seguras por lo que yo decidí unirme a los grupos que salían regularmente. Durante los primeros días, nuestra misión fue llevarles alimentos y evacuar las zonas más débiles.

El gran problema que había era que la falta de alimentos y agua potable. Lima es una ciudad rodeada de desiertos donde ya no hay cultivos y todo tiene que venir a la capital por barco o carreteras, por lo que la gente hambrienta en las zonas seguras salían buscando sitios que saquear para conseguir comida.

El grupo de personas de la zona segura de Rosa Toro con la Javier Prado, fue el primero, y único, que movilizamos. Habían resistido 1 semana, pero ya era imposible que resistiesen mucho más, por lo cual decidimos sacarlos y llevárnoslos a la zona segura del Hospital Rebagliatti. Al menos allí tendrían alimentos y agua caliente, que se había convertido en un verdadero lujo.

Debido a mi anterior experiencia por la Javier Prado esta vez decidí, por mi “nivel” me habían puesto a cargo de la evacuación, ir por la Avenida Canadá, y coger la Av. Arenales para llegar a Domingo Cueto y entrar por la patio que está entre el edificio de Arenales y Domingo Cueto, que era la puerta en la que me comentaron que nos estaban esperando. Íbamos avanzando no muy rápido, para evitar que un choque con algún zombie nos causara problemas. Durante la primera parte del trayecto, ir recto por toda la Av. Canadá hasta llegar a la Av. Arenales, no hubieron incidentes. Estábamos todos contentos y salvo algún ocasional zombie que veíamos lejos de nosotros, no hubo ningún incidente.

Ver el viejo edificio de la Seguridad  Social que nunca se terminó, nos había levantado el ánimo a todos. Pero llegando al Centro Comercial Arenales, escuchamos los primeros disparos. Parecía que un grupo de soldados estaba disparando hacia el centro comercial. No sabíamos el motivo. Pero el ruido estaba atrayendo a gran cantidad de zombies de los alrededores. Y para colmo de males, teníamos el camino bloqueado por los carros de los soldados y estábamos a sólo 3 cuadras de nuestro destino.

Nos detuvieron y, encañonándonos, nos hicieron bajar de los vehículos. No me quedó otra opción que presentarme como el responsable y explicarles que estaba evacuando a un grupo de civiles al Rebagliatti. Mientras conversabamos, intentando yo que nos dejaran marchar de una puñetera vez, uno de los soldados que me acompañaba, se llamaba nombre Jaime Huamán y era uno de los que me había acompañado a Canta, le pidió al otro que se identificara. En ese instante caímos en que no eran soldados sino gente que, acostumbrada a llevar armas, habían decidido resistir por su cuenta y riesgo a los zombies.

Poco a poco, iban llegando cada vez más zombies. Dejamos a la gente en el centro de un círculo que formamos con los carros para protegernos de los zombies mientras todos los que teníamos armas empezamos a disparar para salvar la vida. Era imposible resistir a un goteo constante de zombies. Nos estabamos quedando sin balas y empezaba a ver el miedo en la cara de los tipos que nos habían detenido. Y la verdad, ya sólo nos quedaba una opción: intentar correr hacia el Rebagliatti.

Sólo eran 3 cuadras, pero me parecieron 30 kilómetros. Era imposible avanzar con la suficiente rapidez para evitar que los zombies nos cayesen encima. Yo me había quedado un poco rezagado, intentando animar a la gente. Pero todos tenían el corazón en la boca. Además, el grupo de adelante nos había sacado mucha ventaja, y al final ocurrió lo inevitable: teníamos zombies por delante y por detrás. Eso nos obligo a desviarnos por la calle Manuel Gomez y subir hacia el Rebagliatti por Mariscal Miller.

En Mariscal Miller tuvimos que defendernos con los palos y piedras que encontramos, porque ya nos habíamos quedado sin balas. Si sigo vivo, es gracias a la ayuda de Jaime Huamán. Porque en mitad de pelea, un zombie se me tiró encima y caímos los 2 al suelo. Aunque le tenía sujeto de las manos, y gracias a la casaca que tenía no sufrí arañazos, ya no podía casi evitar los mordiscos. En ese instante, vino Jaime y lo cogió de la cintura y lo lanzó a un lado. Y le rompió un palo en la cabeza, por lo que el zombie volvió a morir.

De las 20 personas que habíamos cogido ese camino, ya sólo 8 seguíamos de pie. Increiblemente, terminaron salvándonos los tipos del Centro Comercial. Al final, entramos 50 personas en el Hospital Rebagliatti y nos quedamos en el patio, mientras nos desnudaban para revisar que no tuviesemos heridas y pasar el obligado primer dia de cuarentena.

Ha sido como una pelicula de terror, sólo que que real. Me pregunto, qué habrá pasado con los más de 8 millones de personas que vivían en Lima y Callao. ¿Cuánta gente se habrá transformado en zombie?.  ¿Sobrevivirá la raza humana a ésto? La verdad es que después del horror que he pasado estas semanas, estoy muy melancólico y terriblemente desanimado.

Digg This
Reddit This
Stumble Now!
Buzz This
Vote on DZone
Share on Facebook
Bookmark this on Delicious
Kick It on DotNetKicks.com
Shout it
Share on LinkedIn
Bookmark this on Technorati
Post on Twitter
Google Buzz (aka. Google Reader)

Apocalipsis, historia de zombies

  1. yo
    Viernes, 5 de marzo de 2010 a las 21:15 | #1

    k mierda es esto??????? menuda basuraaa no te crees historias en tu mente colgao k es imposible k los zombis plagen la tierra atontao

  2. franka andre cascamayta
    Jueves, 21 de octubre de 2010 a las 00:02 | #2

    buena historia pero la cosa era explicar como chucha es posible un a invasion zombie no un cuento que te llego a la cabeza

  1. Sin trackbacks aún.
FireStats icon Con la potencia de FireStats